Aprende a ser un líder basado en valores para mejorar tu vida y tu empresa

¿Quieres aprender a ser un líder? Cuando nos enfrentamos a situaciones reales, ¿cómo podemos sacar lo mejor de nosotros y crear los mejores equipos al tiempo que somos los mejores socios de nuestros clientes y proveedores, hacemos las mejores inversiones para los accionistas y marcamos una diferencia en el mundo? Todo esto se logra si aplicamos cuatro principios: Conocernos a nosotros mismos, Trabar relaciones positivas, Desarrollar confianza y Respetar a todo el mundo.

ser un líder

Aprender a ser un líder basado en valores

Sacar lo mejor de uno mismo no implica perfección. Pero sí requiere un esfuerzo consciente por mejorar a lo largo de la vida. Es importante que nos conozcamos, aprendamos de nuestros errores, busquemos consejos y desarrollemos nuestra confianza.

Si queremos sacar lo mejor de uno mismo debemos seguir los siguientes principios que Harry M. Jansen Kraemer Jr nos sugiere en su su libro “Becoming the best. Build a world.class organization through values-based leadership“:

1.- Autorreflexión

Debemos conocernos a nosotros mismos. Es importante que tomemos en cuenta nuestros valores y reflexionemos a diario sobre nuestras acciones. Es posible que tropecemos de vez en cuando, pero con el tiempo nuestras decisiones y acciones se alinearán con nuestros valores.

2.- Equilibrio

Entablar relaciones positivas. Debemos ver la perspectivas de los demás (tener empatía) y buscar consejo de diversas personas (colegas, empleados, etc.).

3.- Verdadera confianza en sí mismo

Debemos ganar confianza en nosotros mismos al identificar nuestras fortalezas y debilidades. Debemos entender qué nos motiva y energiza y qué nos drena la energía. Es importante que sepamos dónde tenemos éxito y cuándo necesitamos ayuda. Debemos tener la confianza para admitir aquello que no conocemos y contratar personas que brillen en estas áreas.

4.- Humildad genuina

Es importante respetar a los demás, escucharlos y tomar en cuenta sus ideas y consejos. Debemos compartir el crédito generosamente.

Como líderes o empleados, solo podemos dar lo mejor cuando nos conocemos bien. Por tanto, es importante que identifiquemos, entendamos y respetemos nuestros valores fundamentales con el fin de tomar decisiones con cierta claridad. Habrá altibajos, pero esta perspectiva nos brinda una base estable tanto en los buenos tiempos como en los malos.

Debemos entender que no lo sabemos todo más allá del éxito que tengamos. Cuando cometamos errores, debemos responsabilizarnos por los mismos. Es importante que reconozcamos que le debemos parte de nuestros logros a la generosidad de los demás.

Por otra parte, es importante que sigamos ejemplos. Por ejemplo, si no estamos de acuerdo con nuestro jefe, debemos cultivar la autorreflexión con el fin de presentar nuestras ideas de manera gentil. Es importante que no insistamos en ser los dueños de las ideas.

Debemos usar la autorreflexión para escoger nuestras batallas con sabiduría. Si el jefe no nos escucha, debemos considerar si la situación requiere una batalla. Si este no es el caso, debemos tranquilizarnos y seguir la línea del jefe. No tiene por qué haber conflicto entre la autoconfianza y la humildad. ¿Podemos admitir que no tenemos todas las respuestas? ¿Podemos admitir nuestros errores? Esto es confianza en sí mismo, no orgullo por un título ni arrogancia. Ser humilde significa ver y aceptar que necesitamos un equipo y luego relacionarnos con cada uno de sus miembros.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

2 Comentarios

  1. Mateo

    Hola Jesús, me ha encantado, simplemente añadir la importancia de tener cuidado con el ego, ese que no nos deja trabajar bien los valores necesarios para una buena actuación.
    Un saludo.

    Responder
    • Jesus A. Lacoste

      Gracias por tu aportación Mateo. El ego es difícil de manejar pero como dices es necesario mantenerlo bien controlado 😉

      Responder

Deja un comentario