Historias inspiradoras: Ben Carson, de tonto de la clase a líder mundial en Neurocirugía Pediátrica

Ben Carson, Dr. Benjamin S. Carson, M.D. es un médico neurocirujano, psicólogo, escritor y filántropo adventista nacido en Estados Unidos. Es el actual Director del Departamento de Neurocirugía Pediátrica del Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Maryland, EE.UU., y probablemente el mejor neurocirujano infantil del mundo. El Dr. Carson es   profesor de Neurocirugía, Cirugía Plástica, Oncología y Pediatría, y ha escrito más de noventa artículos sobre neurocirugía. Ha recibido 27 doctorados “honoris causa”.

En 2008 fue galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad en EE.UU. (es una condecoración otorgada por el Presidente de los Estados Unidos, equivalente a la Medalla de Oro otorgada por el Congreso, y es la concesión civil más alta en los Estados Unidos). Hoy es una de las 89 “leyendas vivientes” elegidas como tales por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.  La CNN   lo ha reconocido como uno de los veinte médicos y científicos más destacados de la actualidad.

Ben Carson

De familia pobre y afroamericano

Benjamin Solomon Carson (Ben Carson), nació en Detroit (Míchigan) el 18 de septiembre de 1951. Su madre, Sonya Carson, abandonó la escuela en tercer grado. Con sólo trece años Sonya se casó con Robert Solomon Carson, un ministro bautista procedente de Tennessee. Pero cuando Ben sólo tenía 8 años su madre Sonya se separó pues descubrió que su marido tenía otra familia y que vendía drogas. Así que la pobre señora Carson asumió la responsabilidad de sostener a Benjamin y su hermano mayor, Curtis. Trabajaba en dos (a veces tres) puestos de trabajo a la vez para poder mantener a sus hijos. Un problema adicional para la familia era que la señora Carson se deprimía constantemente. La familia de Ben Carson no podía ser más disfuncional (monoparental, pobre, madre depresiva, afroamericanos,…) Era el perfecto caldo de cultivo para que los niños se convirtieran en pandilleros.

Ben Carson: El más tonto de la clase

Ben Carson manifestó desde la educación primaria numerosas dificultades escolares, llegando a ser el peor alumno de su clase. No sabía leer adecuadamente. Era objeto de insultos y burlas por parte de sus compañeros.  Todo esto lo llevó a desarrollar un temperamento agresivo e incontrolable. Ante la constante humillación de sus compañeros, Ben llegó a pensar que no sólo era el niño más tonto de la escuela, sino del mundo entero. En síntesis, su vida estudiantil fue complicada porque, aparte de la antipatía y exclusión expresada por sus pares, al ser una escuela predominantemente blanca, continuamente era ignorado por sus maestros. Ante tantos insultos, paulatinamente, fue desarrollando un temperamento agresivo e incontrolable.

A pesar de todo, su madre constantemente le decía:

Ben, todos lo pueden hacer, pero nadie mejor que tú”.

Menos tele y más libros

Un día, estando la madre de Ben haciendo labores de limpieza en la biblioteca de la casa donde trabajaba, se quedó admirada por la cantidad de libros ahí reunidos. En ese momento de contemplación, súbitamente entró a la habitación el viejo profesor dueño de esa casa, y entonces la mujer se atrevió a preguntar: “Profesor ¿acaso ha leído todos esos libros?”. El hombre contestó: “Casi todos”.

Esta breve experiencia fue suficiente para la madre de Ben. En ese momento intuyó con toda claridad los pasos a seguir con sus hijos. Así fue que tomó una sencilla pero trascendental decisión que habría de cambiar el futuro de los niños: condicionarles la televisión, la cual veían desmesuradamente; también se negó a dejarlos salir a jugar hasta que hubiesen terminado la tarea de cada día.

El trato consistió en permitirles ver exclusivamente dos programas a la semana; pero solamente si leían dos libros de la biblioteca pública, para lo cual tenían que escribir las reseñas correspondientes (a pesar de que, debido a su propia falta de educación, ella apenas podía leer los informes que Ben escribía). Los niños protestaron, se inconformaron, pero la madre no cedió. Se mantuvo firme. Esta era la nueva regla del juego.

Al paso del tiempo Ben empezó a disfrutar de los libros, del aprendizaje que, al combinar la lectura con la música clásica, gradualmente su imaginación comenzó a despertar de manera genial: así empezó a imaginarse a sí mismo siendo doctor. Fue entonces que se dio cuenta de que no era tonto.

Ben Carson

De tonto a sobresaliente

En el lapso de un año y medio, ante la mirada incrédula de sus compañeros y maestros, pasó de ser del alumno “más tonto del mundo” al más sobresaliente de la escuela. Se graduó con honores.

Pero debido a un incidente racista por parte de una profesora su madre lo cambió de escuela. En este nuevo lugar Ben se empezó a juntar con malas compañías, renació su incontrolable temperamento a tal punto que se volvió agresivo, dejó la lectura y su pasión por la música clásica. Inclusive, llegó a amenazar a su madre y casi apuñala a un compañero, situación que lo hizo reflexionar y enmendar para siempre el camino.

→ La historia del Dr. Ben  Carson se incluye en mi libro “Breves historias inspiradoras para emprendedores y líderes del siglo XXI.

El fruto de su imaginación

Gracias a su aprovechamiento Ben Carson recibió una beca para la Universidad de Yale, donde, en 1973, obtuvo con honores una licenciatura en Psicología. Después, en 1977, en la Universidad de Michigan se graduó en medicina, su oficio soñado, también con honores. Hay que destacar que Carson había querido ser médico desde que era niño, después de enterarse del bien que realizaban los médicos misioneros de su iglesia.

Fue aceptado en el prestigioso hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, siendo el primer afroamericano residente de neurocirugía. Su excelente coordinación mano-ojo y sus habilidades de razonamiento lo convirtieron en un sobresaliente cirujano. En 1982, con solo 32 años, ya era el jefe de residentes; y un poco más adelante fue nombrado director de neurocirugía pediátrica. Fue el médico más joven en ocupar esta posición.

El Dr. Ben Carson es uno de los neurocirujanos más famosos del planeta al ser pionero en avanzados métodos quirúrgicos. Fue el primer médico en operar a un feto dentro del útero. Es conocido por realizar operaciones de muy alto riesgo, como la separación de gemelos unidos por la cabeza (en 1987, hizo historia al ser el cirujano principal del equipo de 70 personas que realizó exitosamente, tras 22 horas, el complejo procedimiento de separar a los gemelos siameses alemanes Binder, que estaban unidos por la parte posterior de la cabeza).

Ben Carson hoy

Carson es considerado uno de los 20 principales médicos y científicos de Estados Unidos y una de las 89 “leyendas vivientes”. Fue galardonado con la Medalla Spingarn, el más alto honor otorgado por la Asociación Nacional por el Progreso de la Gente de Color (NAACP). También ha obtenido la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta consideración otorgada a un civil en EE.UU.

En junio de 2002 se le detectó una forma agresiva de cáncer de próstata; pero afortunadamente fue descubierto y extraído a tiempo. Sin embargo, debido a su encuentro con la muerte, Carson realizó algunos cambios en su estilo de vida. Desde entonces dedica más tiempo a su familia y ha disminuido la cantidad de pacientes que opera.

Nada mal después de haber sido el niño más tonto de la escuela.

Ben Carson

Un ejemplo para admirar y copiar

En 1994, Ben y su esposa establecieron el Fondo de Estudios Carson para animar a los estudiantes a explorar los campos de la ciencia y la tecnología. Actualmente, mantiene dos programas:

  • Las Becas Carson premian a estudiantes de escasos recursos que manifiesten altos niveles de excelencia académica y se destaquen en el servicio a su comunidad con becas de US$1000 en la universidad.
  • El Proyecto de Lectura Carson fue establecido el 2000 y tiene como objetivo incentivar la lectura a través de la creación de acogedoras Salas de Lectura en las escuelas.

Ben C. es ejemplo de entrega para los jóvenes del mundo entero. Nos demuestra que, en ocasiones, aquellos que tienen más posibilidades de salir adelante —por la abundancia de los recursos— se quedan en el camino, y esos que menos oportunidades tienen para triunfar, terminan asombrando a propios y extraños. Este hombre demuestra que todos tenemos un don milagroso el cual hay que descubrir. Su biografía, adicionalmente, deja patente que la determinación, el coraje y el amor de una madre coadyuvan al logro de los sueños de los hijos.

Increíble es también la manera en que la lectura puede transformar la vida de las personas. A pesar de que vivimos invadidos de pantallas la vida del Dr. Carson nos invita a apagar la televisión, los videojuegos, desconectar de Internet y las redes sociales y disfrutar de las oportunidades de vida que la lectura nos regala.

 Para quien desee profundizar en la vida de Ben Carson, recomiendo:

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

3 Comentarios

  1. Fernando Rivera Bernal

    Doctor Ben Carson: Reciba un cordial saludo de la familia Rivera en Colombia. No por casualidad que encontré en la web la Película Manos Milagrosas, la hemos visto con mucha atención porque nos pareció un modelo de vida, de que si se puede cuando se quiere triunfar en la vida, nos olvidarnos de donde venimos y quien es nuestro creador.
    La vida sin un orientador no tiene sentido, no sabemos ni de donde venimos ni para donde vamos, Dios nos da la libertad de elegir nuestro verdadero camino, somos nosotros lo que no sabemos elegir. Dios le de muchas bendiciones a usted y a todos los integrantes de su familia, compañeros y amigos…

    Cordialmente,

    Familia Rivera

    Responder
  2. MERCEDES NUÑEZ ROBLES

    Estoy tan emocionada al haber visto por la tv. la película sobre la vida de Dr. Carson. Porque mi mas fuerte emoción?, soy madre de una joven de 19 años estudiante de medicina
    .
    Ver esta historia me conmueve porque mi hija desde que inicio estudios secundarios se inclinaba por la medicina, mi corazón se agitaba pues es una carrera costosa y yo sin empleo separada y muchas dificultades, yo solo callaba, pues de donde esos recursos sin embargo para Gloria de Dios, mi hija obtuvo cupo en la Universidad publica, ya va por el 5o semestre, y lleva buen promedio.

    Y lo interesante es que ella se inclina por Neurocirugía, ella se presentaría Cardiologa-Cirujana, pero una situación trascendental y fatal de la vida hizo que cambiara por Neurocirugía, pues un hermano perdió la vida a causa de una pedrada en la cabeza lo que le produjo una hemorragia epidural y a los tres días falleció, situación que marco su vida, por lo que considera poder salvar vidas con ayuda de Dios a pacientes con este tipo de problemas.

    Doy gracias a Dios por permitirme dejar este mensaje. Dios se glorifico en el, al ver su sufrimiento y el de su madre por la forma como era despreciado, bendijo sus manos y su mente para hacerlo grande entre aquellos que no fueron compasivos con el.

    Tengo la confianza en que mi Dios hará que mi niña también reciba esa ayuda de su parte y le conceda el privilegio de estudiar Neurocirugía, que es mas costosa que la medicina básica.
    Bendiciones para todos. y mil felicitaciones.

    Responder
    • Jesus A. Lacoste

      Igual que Ben Carson, tu hija también puede lograrlo y seguro que será un magnífica neurocirujana.
      Un fuerte abrazo.

      Responder

Deja un comentario