Historias inspiradoras: Charles Darwin, un inadaptado que descubrió el origen de las especies

Charles Robert Darwin nació en Shrewsbury (Shropshire), Inglaterra, el 12 de febrero de 1809. Fue el quinto de seis de los hijos habidos entre Robert Darwin, un médico y hombre de negocios acomodado, y Susannah Darwin (apellidada Wedgwood de soltera). A los ocho años Charles ya mostraba predilección por la Historia natural y por el coleccionismo de ejemplares cuando en 1817 se incorporó a la escuela diurna, regida por el predicador de la capilla donde asistía a los cultos. En julio de ese mismo año falleció su madre.

Charles Darwin

Charles Darwin: Medicina, naturalista

En 1825 se fue a la Universidad de Edimburgo para estudiar medicina pero encontró sus clases tediosas y la cirugía insufrible, de modo que no se aplicaba a los estudios de medicina. Aprendió taxidermia con John Edmonstone, un esclavo negro liberto que había acompañado a Charles Waterton por las selvas de Sudamérica.

Esta falta de atención a sus estudios de medicina disgustó a su padre, quien lo envió al Christ’s College de Cambridge para obtener un grado en letras como primer paso para ordenarse como pastor anglicano. Darwin llegó en enero de 1828, pero prefería la equitación y el tiro al estudio. Su primo William Fox le introdujo en la moda popular de coleccionar escarabajos, a la que se dedicó con entusiasmo, consiguiendo publicar algunos de sus hallazgos en el manual Illustrations of British entomology de James Francis Stephens. En el examen final de enero de 1831 Darwin aprobó, quedando el décimo de una lista de 178 examinados. Pero él continuo con la lectura de tratados sobre la adaptación biológica y las leyes naturales.

Ese mismo año de 1831 un antiguo profesor suyo de botánica,  John Stevens Henslow le envió una carta en la que le proponía un puesto como naturalista sin retribución para el capitán Robert FitzRoy, más como un acompañante que como mero recolector de materiales en el HMS Beagle, que zarparía en cuatro semanas en una expedición para cartografiar la costa de América del Sur. Su padre se opuso en principio al viaje que se planeaba para dos años, aduciendo que era una pérdida de tiempo, pero su cuñado Josiah Wedgwood lo persuadió, aceptando así finalmente la participación de su hijo.

El Viaje del Beagle

Charles Darwin

El viaje del Beagle duró casi cinco años, zarpando de la bahía de Plymouth el 27 de diciembre de 1831 y arribando a Falmouth el 2 de octubre de 1836. Tal como Fitzroy le había propuesto, el joven Darwin dedicó la mayor parte de su tiempo a investigaciones geológicas en tierra firme y a recopilar ejemplares, mientras el Beagle realizaba su misión científica para medir corrientes oceánicas y cartografiando la costa. Darwin tomó notas escrupulosamente durante todo el viaje, y enviaba regularmente sus hallazgos a Cambridge, junto con una larga correspondencia para su familia que se convertiría en el diario de su viaje.

Cuando el Beagle regresó el 2 de octubre de 1836, Darwin se había convertido en una celebridad en los círculos científicos, ya que en diciembre de 1835 Henslow había promovido la reputación de su anterior discípulo distribuyendo entre naturalistas seleccionados un panfleto de sus comunicaciones sobre geología. A mediados de diciembre, Darwin buscó alojamiento en Cambridge para organizar su trabajo en sus colecciones y reescribir su «diario». El 17 de febrero Darwin fue elegido como miembro de la Sociedad Geográfica.

Y su obra El origen de las especies

Su obra fundamental, El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida, publicada en 1859, estableció que la explicación de la diversidad que se observa en la naturaleza se debe a las modificaciones acumuladas por la evolución a lo largo de las sucesivas generaciones.

Postuló que todas las especies de seres vivos han evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común mediante un proceso denominado selección natural. La evolución fue aceptada como un hecho por la comunidad científica y por buena parte del público en vida de Darwin, mientras que su teoría de la evolución mediante selección natural no fue considerada como la explicación primaria del proceso evolutivo hasta los años 1930. Actualmente constituye la base de la síntesis evolutiva moderna. Con sus modificaciones, los descubrimientos científicos de Darwin aún siguen siendo el acta fundacional de la biología como ciencia, puesto que constituyen una explicación lógica que unifica las observaciones sobre la diversidad de la vida.

De inadaptado a gran descubridor

Charles Darwin era el quinto de seis hijos y no era el más listo desde luego. “Mis maestros y mi padre me consideraban un muchacho corriente, más bien por debajo del nivel común de inteligencia”, afirma el chico en una descarada autobiografía. Nunca fue una lumbrera en los estudios. Toda su pasión estaba relacionada con la observación de la naturaleza. Se embarcó en el Beagle porque no tenía nada mejor que hacer, en contra de la voluntad de su padre y sin una idea clara de para qué le serviría. Sin embargo fue este viaje quien le permitió entrar en contacto con la vida salvaje y los fósiles.

Nunca se sabe cómo acertar con la educación de los hijos o cómo encarrilar su camino. Los padres siempre creemos que nuestros deseos e intereses deben coincidir con los de nuestros hijos sin embargo es necesario comprender que ellos tienen los suyos propios y aunque a nosotros nos parezcan alocados o sin sentido pueden ser lo que dé valor a su futuro. ¿Qué hubiera pasado si el padre de Darwin no le hubiera dejado embarcarse en el Beagle? Nunca lo sabremos pero lo cierto es que ese joven que no había logrado acabar Medicina, que era un indomable perezoso, que de vez en cuando salía a cazar y coleccionaba escarabajos y los clasificaba, que le encantaba leer novelas pero fue incapaz de escribir un solo cuento (él mismo reconocía no tener el ingenio de los hombres inteligentes)…. ese joven inadaptado logró revolucionar la biología moderna.

Como reconocimiento a la excepcionalidad de sus trabajos, fue uno de los cinco personajes del siglo XIX no pertenecientes a la realeza del Reino Unido honrado con funerales de Estado, siendo sepultado en la Abadía de Westminster, próximo a John Herschel e Isaac Newton.

¿Conocías la biografía de Darwin? Por favor deja tu aportación con un comentario.

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Suelo publicar varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y TODOS LOS VIERNES UNA HISTORIA INSPIRADORA ;) Si te apetece sígueme en Twitter.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario