Claves para usar la recompensa como fuente de motivación

Para aumentar la motivación y la productividad en la empresa es conveniente combinar factores de recompensa dirigidos a satisfacer la motivación extrínseca y elementos destinados a colmar la motivación intrínseca. Para ello combinamos premios o dinero y elogios o promoción interna. Sin embargo la efectividad de la recompensa viene determinada por el tipo de tarea que estemos premiando. Conocer cómo funciona el mecanismo de la recompensa es por tanto básico si queremos contar con personas motivadas y satisfechas.

motivación

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

La motivación extrínseca y la motivación intrínseca

La motivación intrínseca es la que nos lleva a realizar tareas sin esperar nada a cambio porque la satisfacción de realizarla es en sí misma  la recompensa. Es lo que  Josef Ajram vende bajo el slogan “hay que trabajar en lo que te apasiona”. Cuando uno realiza un trabajo que le gusta, le apasiona no existen las dificultades y el esfuerzo se minimiza o tolera mejor. La motivación intrínseca proviene del interior, de uno mismo y responde a la pregunta ¿qué es lo que me satisface y depende de mi?

La motivación extrínseca proviene, por contra, de exterior. Es el tipo de motivación que nos lleva a realizar una tarea a cambio del premio material que obtendremos con su realización. Responde al lema “si… entonces…” Es es salario que obtenemos por nuestro trabajo diario. Pero la recompensa muchas veces no es suficiente motivador para la realización de una tarea o trabajo.

Entonces ¿cómo podemos usar la recompensa como elemento motivador? En la siguiente imagen se muestra en qué situaciones es eficaz y cómo implementarla.

Motivación y Recompensa

En resumen:

  • ante las tareas creativas – del hemisferio derecho del cerebro o heurísticas-, las recompensas del tipo “si/entonces” te colocan en un terreno resbaladizo. Es mejor usar gratificaciones del tipo “ahora sí”. Y es mejor si estas aportan un halago, una reacción e información útil.
  • los halagos y las reacciones positivas son mucho menos corrosivos que el dinero y los trofeos
  • cualquier recompensa extrínseca en una tarea rutinaria ha de ser inesperada y ofrecida solo una vez terminada la tarea
  • las recompensas no merman la motivación intrínseca de las personas por las tareas rutinarias, porque en este caso no hay ninguna o poca motivación intrínseca, que pueda ser mermada
  • cuando la tarea es aburrida y ofreces una recompensa, esta funciona mejor si
    • Ofreces una explicación lógica de por qué la tarea es necesaria
    • Reconoces que la tarea es aburrida
    • Permites que los colaboradores trabajen a su manera
  • cuando las recompensas “si/entonces” son un error, cambia a las de tipo “ahora sí”: “ahora que habéis acabado el trabajo y os ha quedado tan bien, para celebrarlo os invito a comer a un buen restaurante
  • Ojo! A base de repetirlos, los premios tipo “ahora sí” pueden convertirse rápidamente en esperados premios “si/entonces”… que al final pueden acabar mermando el rendimiento efectivo

Para los interesados/as en profundizar en este tema de las recompensas recomiendo la lectura del libro  “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva” de Daniel H. Pink.

 

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y TODOS LOS VIERNES NUEVOS TÉRMINOS EN EL DICCIONARIO PARA EMPRENDER  ;-)  Si te apetece sígueme en Twitter.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

1 Comentario

Deja un comentario