El liderazgo tiene que ver con las emociones

La habilidad de llegar a la gente de una forma que trascienda lo intelectual y lo racional es la marca de un gran líder. Las habilidades del liderazgo pueden ser adquiridas, refinadas y perfeccionadas. Todo requiere entrenamiento y exige dominar muy bien el plano emocional. Nuestro corazón tiene un gran poder de influencia sobre nuestro cerebro y en las decisiones y comportamientos que realizamos.

Plutchik-wheel

El liderazgo y las emociones

Veamos algunas herramientas que nos propone Meghan M. Biro para permitir que el talento brille :

– La inteligencia emocional.

Los grandes líderes entienden la empatía y tienen la habilidad de leer las necesidades y deseos de la gente (a veces inconsciente, a menudo no declarada), lo que les permite hablar de estas necesidades y cuando es posible, satisfacerlas. La gente siente que es comprendida, se identifica con ellos y se establece un enlace.

– Aprendizaje continuo.

La curiosidad y un insaciable deseo de hacer algo mejor es la característica de un gran líder. Raramente están satisfechos con su status quo, y dan la bienvenida a los nuevos conocimientos y a los aportes frescos (aun cuando sean un desafío). Se trata de invertir en uno mismo.

– Contextualizar.

Los grandes líderes responden a cada desafío con la mente clara. Saben que lo que funciona en una situación puede ser inútil en otra. Antes de actuar, asegúrese de entender las especificidades de la situación y prepárese de acuerdo con eso.

– Déjelo ir.

Los grandes líderes inspiran y después se salen del camino. El liderazgo es influencia, guía y apoyo, no control. Busque las formas de hacer su trabajo y después quítese del camino para que la gente pueda hacer el suyo.

– Honestidad.

Sea siempre verdadero con su esencia. Su misión le será revelada y sus motivaciones serán mostradas por su comportamiento. Si usted tiene una reputación de honestidad, será mucho más fácil dar malas noticias y enfrentar retos fuertes, más si usted está inspirando a la gente desde su corazón.

– Amabilidad y respeto.

Tratar a todos con un nivel básico de respeto es un rasgo imprescindible del liderazgo. La amabilidad es un don que siempre da recompensa. Siempre habrá gente que no merece respeto y lidiar con eso será más fácil si usted tiene una reputación de amabilidad, honestidad y respeto.

– Colaboración.

En la mayor extensión posible, comunique las estrategias, metas y retos de su organización. Esto construye aprobación general, y es también una señal de respeto. La gente no será pillada por sorpresa por los contratiempos si está al tanto.

– Asóciese a su gente.

Averigüe las metas en las carreras de sus empleados y ayúdelos a alcanzarlas, aun si esto significara que eventualmente dejen su organización. Usted ganará empleados felices y productivos que trabajarán con pasión y compromiso, y llevarán a su compañía muy lejos. Es una oportunidad de marcar su grandeza.

El liderazgo es tanto un arte como una ciencia. Estas herramientas son “hojas de ruta”, no reglas rígidas. Todos tienen que desarrollar su propio estilo de liderazgo. Haga de ellas parte de su arsenal y úselas bien mientras se esfuerza por llegar a la gente a un nivel emocional. Sea humano, esto es importante.


Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y    Si te apetece sígueme en Twitter 😉

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario