20 lecciones de negocios para emprendedores

Emprender un nuevo negocio, lejos de ser un camino de rosas, suele ser como una carrera de fondo donde es necesario demostrar además de ciertas habilidades y conocimientos una gran destreza para aprender de los errores y saber rectificar a tiempo. Por ello es muy conveniente aprender de las experiencias de otros para evitar los errores más comunes. Esto no garantiza que no cometamos otros pero al menos lograremos evitar algunos importantes. Aprendamos algunas lecciones que pueden ser vitales para nuestro propio startup a partir de la experiencia de otros.

emprendedores

20 lecciones para emprendedores

El Young Entrepreneur Council propone 20 lecciones que podrían ayudarle a ahorrarse un gran dolor de cabeza con su negocio:

1. Usted no puede hacerlo todo por sí mismo.

Formar un equipo es esencial porque apenas existen unas cuantas horas en que alguien se pueda dedicar a un negocio por completo. Exactamente cuando usted alcance ese límite dependerá de sus otras obligaciones.

2. Usted podrá pensar que su producto es perfecto, pero no sus clientes.

Préstele atención al feedback de los usuarios: su opinión al respecto quizás no sea la mejor. La frase clave aquí es “lance su producto antes y láncelo con frecuencia”. Usted no sabrá si tiene un gran producto hasta que éste se encuentre en el terreno y los usuarios lo estén destrozando con sus críticas. Esto es como los concursos televisivos de aptitudes (talentshow). Los concursantes creen que tienen talento, así como sus familiares y amigos, pero cuando se montan en un escenario más grande, sus fallas llegan a ser obvias.

3. Realice algo único con excelencia.

Los emprendedores intentan ser de todo para todos, pero es difícil ser una tienda que vende música, juguetes para bebés y álbumes viejos de los Beatles al mismo tiempo. Especialícese en algo y usted podrá cobrar por lo que vende. Dicho esto, si existe una habilidad o servicio que pueda mejorar su producto central, proporciónela(o).

4. Asegúrese de que le paguen antes de entregar un proyecto a un cliente.

Esto es especialmente importante si usted presta un servicio. Una vez que entregue ese contrato o proyecto de diseño, usted no tendrá mucho poder de negociación.

5. Cobrar de menos no es sostenible.

Uno piensa “no necesito cobrar US$ 150 la hora; en vez de eso, ¡puedo cobrar US$ 70 y hacer más dinero de lo que me pagaban cuando era un simple empleado!”. Usted podría darse cuenta poco después de que su “grandiosa” tarifa no es sostenible. Para el momento que tenga que pagar impuestos, salarios de empleados, licencia comercial, seguro, etc., esos US$ 150 serán más ajustados con la realidad.

6. La paciencia y flexibilidad le ayudarán a sobrevivir durante los tiempos difíciles.

Citando el ejemplo de la empresa ShortStack, ésta comenzó como un proyecto paralelo dentro de un estudio web y diseño gráfico. ShortStack no era un estudio de desarrollo de software, pero cuando una vez un cliente le solicitó un producto de software, ésta le dijo que no lo podía ayudar con eso. Los dueños de la empresa fueron pacientes y fueron escalando poco a poco –en parte debido a la necesidad que existía en ese momento– y eso les permitió constituir una empresa sin deudas.

7. Cree cosas para su mercado real.

Todo responde a una demanda. Es algo puramente oportunista. Poniéndolo de esta forma: nunca inicie un negocio de restaurantes sin antes haber trabajado en uno… por mucho tiempo.

8. Nunca forme una sociedad sin un contrato de compraventa.

No importa lo bien que crea conocer a alguien, usted no sabe cuándo él o ella decida retirarse o dedicarse a otra cosa. Incluso si es en términos amigables, sepa cómo deshacerse de otros cuando le llegue la hora a alguno de ustedes de seguir adelante.

9. Sea agradecido.

Aprecie a los clientes leales que le han demostrado que hay una demanda para lo que usted hace. No existe cantidad de dinero suficiente para aquellos que promueven su marca. Tener buena voluntad se traduce en clientes leales.

10. Cuide de aquellos que lo cuidan a usted.

En ShortStack ofrecen comisiones por referir clientes, pero son casi indetectables. Si la empresa nota que alguien dijo algo agradable de ella, ésta podría enviarle una camiseta como gesto de agradecimiento. Si lo hacen de nuevo, bien podría decirles que “usted debería referir nuestros productos y ganarse un porcentaje de las ventas que nos envía”.

11. No es una venta hasta que no se pague por ella.

Esto suena obvio, pero existen dueños de pequeños negocios que se emocionan debido a la cantidad de pedidos y/o reuniones con sus potenciales clientes. Pero hasta que el dinero por esos productos o servicios esté en el banco, esas ventas no cuentan.

12. Usted ganará más dinero “estando equivocado” que demostrando estar en lo correcto.

En vez de estar peleando con un cliente insatisfecho y decirle “lo está utilizando de la forma incorrecta”, o “usted no sabe mucho acerca de CSS para poder utilizar nuestro producto”, tan sólo reembólseles su dinero. A la larga, estas personas consumen demasiado el tiempo y la energía del equipo de soporte técnico y esta forma es más efectiva a nivel de costes. Estos no son sus clientes ideales y eso está bien.

13. Las personas no abandonan las empresas –abandonan la gerencia.

Esta lección va para tanto empleados como clientes. Un gerente perderá su personal si los empleados piensan que no se les escucha o no son valorados. Los clientes dejarán de utilizar sus productos o servicios si no se encuentran satisfechos con ellos. La calidad y confianza de sus productos y servicios es un reflejo de la gerencia de la empresa.

14. La manera en que usted presenta su negocio debería ser un reflejo de su público.

Si usted tiene clientes serios, sea serio entonces. Si usted tiene clientes que les encanta bromear, tenga sentido del humor entonces. Usted debe hacerlos sentir cómodos y crear un contenido que los satisfaga plenamente.

15. Llegue a un acuerdo sobre el alcance del proyecto por adelantado.

Una vez que el proyecto vaya más allá del plan inicial, cobre por ello. Si usted acordó construir un sitio web que consta de 10 páginas, pero de pronto el sitio ya tiene 20 páginas, el cliente debe pagar por ellas.

16. Si su empresa vende una variedad de productos, asegúrese de saber cómo utilizar/operar cada una de ellos.

Pareciera sonar como algo excesivo –dependiendo de cuantos productos venda su empresa– pero aprender a utilizar lo que vende su compañía le ayudará a ver las cosas con una nueva perspectiva.

17. Cuando le parezca que ha probado su producto lo suficiente, pruébelo aún más.

Nunca lance un producto hasta que haya sido probado varias veces por personas que no trabajen para usted.

18. Entienda cómo funcionan las redes sociales.

Cuando Twitter estuvo disponible por primera vez para las empresas, se veía a las personas utilizándolo como si fueran a publicar un aviso en un diario. Si usted entra en un canal y lo utiliza de forma equivocada, podría hacerse más daño que bien.

19. Ahorre.

Usted puede operar un negocio con pérdidas por cierto número de años, pero puede quedarse sin dinero sólo una vez. Tenga algunos ahorros que le puedan durar al menos dos o tres meses para cubrir los gastos operativos. Además tenga disponible una línea de crédito, aunque no planee utilizarla. Tener un contable que revise sus libros diarios también es indispensable.

20. Disfrute

El trabajo debe aportarle satisfacción y también dejarle tiempo para disfrutar de la vida con su familia, amigos, hijos,…


Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y    Si te apetece sígueme en Twitter 😉

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada Digital Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

1 Comentario

  1. Pablo García-Lorente

    Definitivamente una idea para todo emprendedor es que «la vida es muy corta como para odiar lo que haces». Mi consejo es que, independientemente de cómo estés hoy ganándote la vida (p.e. un empleo), persigas en tu tiempo libre TU PASIÓN y emprendas en ello. Un abrazo, Pablo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This