2014: el año del Renacimiento… personal y empresarial

Desde que comenzara la debacle económica en 2008 con la monumental caída del Banco Lehman Brothers en Estados Unidos (recomiendo ver la magnífica película “Margin call“) han pasado ya cinco largos años. En España a pesar de la negación de algunos políticos la crisis llegó, se instaló y todavía sigue dando sus últimos coletazos. Las grandes empresas, con potente músculo financiero han podido capear el temporal con despido de trabajadores, rebaja de los salarios y ajuste de costes. Con ligeros retoques en su estrategia están logrando hacer frente al entorno desfavorable. Sin embargo, las pequeñas empresas, los autónomos y todo tipo de pequeños negocios han sufrido de forma angustiosa la reducción del consumo y el gasto. Muchas han tenido que echar el cierre por que su cuenta de resultados no salía del rojo y otras haciendo “encaje de bolillos” tratan de mantenerse a flote en un mar repleto de tiburones y olas muy violentas. Estos cinco años han sido extremadamente duros para muchos empresarios y emprendedores: sus negocios y startup han caído sin posibilidad de rescate.

Happy-New-Year-2014

© imagen Amazing photos

Vamos a por el 2014

Una vez finalizada esta travesía del desierto es hora de convertir el 2014 en el año del renacimiento. Los indicadores económicos y las Agencias internacionales de Rating parece que ya otorgan más confianza a España como país y ven en su economía posibilidades reales de iniciar de nuevo una senda de crecimiento. Sin esperar a que nadie nos confirme si esto es totalmente real, es conveniente empezar a creer en las nuevas posibilidades que un nuevo año nos puede ofrecer. Por eso le llamo a este 2014 el año del Renacimiento; es el momento adecuado para transformarnos y renacer con nuevas energías. Te sugiero algunas ideas para el Renacimiento:

  • abandonar el “cliché” de la crisis y sustituirlo por el del crecimiento
  • pensar en positivo y actuar en consecuencia
  • dar más valor a los eventos favorables que a los negativos
  • invertir y sembrar en vez de recortar
  • buscar alianzas estratégicas para fortalecerse mutuamente
  • aprender de los errores del pasado
  • mantener saneadas las cuentas de la empresa
  • pensar como cliente cuando eres empresario y viceversa
  • trabajar y seguir manteniendo el esfuerzo un año más y así para siempre
  • no dejarse embaucar por el dinero fácil, el famoseo y la ostentación
  • no despilfarrar recursos
  • agradecer todo los bueno que te sucede
  • ser agradecido con tus empleados o compañeros
  • compartir los éxitos y socializarlos

El Renacimiento como etapa histórica fue una época de grandes avances, tanto en la cultura como en las artes y la sociedad. Hoy debemos dejarnos atrapar por ese espíritu creador y revolucionario y volver a retomar el control sobre nuestra propia vida y nuestra empresa. Sólo así lograremos reiniciar el vuelo y volver a crear riqueza económica, social y personal. En todos los sentidos.

El gen emprendedor del Renacimiento debe ser el gen dominante para todo el 2014. Pero no esperes que ese renacimiento te llegue por arte de birlibirloque; esa actitud debe nacer de tu interior y convertirse en comportamientos medibles y observables. La ley del deseo solo es un libro. Lo que existe es la ley de la acción. Recuerda: todo cuerpo en movimiento tiende a permanecer en movimiento. No esperes más días e inicia ya tu renacimiento. El 2014 puede ser un gran año. Vamos a por él!!

 

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y TODOS LOS VIERNES NUEVOS TÉRMINOS EN EL DICCIONARIO PARA EMPRENDER 😉   Si te apetece sígueme en Twitter.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996.
Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario