5 creencias tóxicas que arruinan carreras

Las personas tienen sus creencias pero a veces les faltan las energías para crear el éxito. Pensar o desear el éxito no sirve si no va acompañado de un exhaustivo plan de acción que se se ejecuta con detalle y constancia. Ya antes he sugerido las claves de la gente exitosa. El Libro de Proverbios del Viejo Testamento es uno de los mejores libros de negocio que se han publicado. En él se encuentra una gran sabiduría empresarial que la mayoría de grandes empresarios aplican aún sin haberlo leído.

creencias tóxicas

© imagen Designspiration

Las 5 creencias tóxicas

Geoffrey James nos propone estas cinco creencias tóxicas que consistentemente hacen menos exitosas a las personas. Trate de no realizar ninguna de ellas:

1. Mi propio valor está basado en lo que otros piensan sobre mí.

Algunas personas se autodefinen a partir de cómo los ven sus jefes, compañeros de trabajo, amigos y parientes. Si están convencidos de que los otros piensan que son muy poco, les falta la confianza necesaria para tomar acciones.

2. El futuro será igual al pasado.

Cuando una persona experimenta una serie de fracasos asume que no es capaz de obtener logros. Con el tiempo se convierten en personas desmotivadas y sin espíritu, evitan las situaciones donde hay riesgo de fracaso. Son incapaces de obtener logros importantes porque estos implican algún riesgo.

3. Cuando el destino es controlado por lo sobrenatural.

Algunas personas creen que su situación en la vida e inclusive su potencial como ser humano está determinada por la suerte, el destino o la intervención divina (en Psicología denominamos a esta creencia tener “locus de control externo“). Esta creencia tonta y muy común les roba la iniciativa a las personas, las hace pasivas mientras esperan que cambie la suerte.

4. Las emociones reflejan la realidad objetiva.

Algunas personas creen que sus emociones son causadas por eventos externos. La verdad es que las emociones son determinadas por la percepción de esos eventos, combinadas con las percepciones sobre lo que significan esos eventos. Algunas personas sienten que es imposible “escapar de sus propios cerebros” y ver las situaciones desde otro punto de vista.

5. Mi meta es ser perfecto y hacer cosas perfectas.

Como la perfección no es obtenible, las personas que la buscan se auto imponen la decepción. Los perfeccionistas culpan al mundo (y a todos) en vez de realizar los necesario para obtener resultados extraordinarios, Por eso es que un “perfeccionista exitoso” es un oxímoron.

 


Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y    Si te apetece sígueme en Twitter 😉

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

1 Comentario

  1. Giulio Battioni

    Genial. Es verdad que el Antiguo Testamento es también un magnífico manual de Economía y gestión empresarial.
    Sobre la crítica al “perfeccionismo” recomiendo leer a un pensador italiano del siglo XIX: Antonio Rosmini Serbati.
    En su “Filosofia della Politica”, él escribía: “Il perfettismo, cioè quel sistema che crede possibile il perfetto nelle cose umane, e che sacrifica i beni presenti alla immaginata futura perfezione, è effetto dell’ignoranza. Egli consiste in un baldanzoso pregiudizio, pel quale si giudica dell’umana natura troppo favorevolmente, se ne giudica sopra una pura ipotesi, sopra un postulato che non si può concedere, e con mancanza assoluta di riflessione ai limiti naturali della cose”.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This