Diccionario básico para emprender / 14: Fondos de Capital Riesgo y Fracaso

Hoy en el Diccionario para emprender, los conceptos: Fondos de Capital Riesgo y Fracaso.

Letra F. Diccionario para Emprender

Fondos de Capital Riesgo

Tal y como indica la Wikipedia, las entidades de capital riesgo (conocido como capital emprendedor en Latinoamérica) son entidades financieras cuyo objeto principal consiste en la toma de participaciones temporales en el capital de empresas no cotizadas, generalmente no financieras y de naturaleza no inmobiliaria. Las entidades de capital-riesgo pueden tomar participaciones en el capital de empresas cotizadas en las bolsas de valores siempre y cuando tales empresas sean excluidas de la cotización dentro de los doce meses siguientes a la toma de la participación.

El objetivo es que con la ayuda del capital de riesgo, la empresa aumente su valor y una vez madurada la inversión, el capitalista se retire obteniendo un beneficio.

El inversor de riesgo busca tomar participación en empresas que pertenezcan a sectores dinámicos de la economía, de los que se espera que tengan un crecimiento superior a la media. Una vez que el valor de la empresa se ha incrementado lo suficiente, los fondos de riesgo se retiran (venden su participación) del negocio consolidando su rentabilidad.

El capital riesgo opera valorando el plan de negocio de los proyectos que les presentan los emprendedores mediante Comités de Inversión, que analizan la conveniencia de entrar en el accionariado de esas empresas.

Los fondos de capital de riesgo, canalizan grandes sumas de dinero hacia nuevos negocios de alto riesgo y alta rentabilidad, poniendo a disposición de una nueva generación de emprendedores suficiente cantidad de dinero como para enfrentarse a empresas ya existentes. Esto convierte al capital riesgo en un mecanismo fundamental para financiar la innovación, ya que canaliza gran parte de los fondos invertidos en nuevas empresas de sectores como el software, las telecomunicaciones, internet, la biotecnología, la nanotecnología o las energías renovables.

Existen diferentes tipos de inversores de riesgo, que han actuado en start-ups de la nueva economía:

  • Semilla: Pequeños capitales de riesgo que se utilizan para hacer “germinar” un proyecto innovador desde sus comienzos. Riesgo muy elevado.
  • Venture Capital: Capitales de riesgo que se aportan en las primeras etapas del desarrollo de un emprendimiento. Buscan una rentabilidad cercana al 50%, con una maduración de entre 5 y 7 años.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores publica una lista completa de los Fondos de Capital-Riesgo en España. Además, existe una Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo.

 

Fracaso

Inherente al proceso de emprender está el fracaso. Son dos caras de la misma moneda que tarde o temprano hay que afrontar. De la habilidad para asimilarlo dependerá que el emprendedor acabe antes de tiempo o logre el éxito. Integrar el fracaso dentro de la estrategia o plan de emprendimiento es fundamental para que cuando este aparezca podamos comprenderlo de forma constructiva y extraer todas las enseñanzas que siempre encierra. Habitualmente se dice que se aprende más de los fracasos que de los éxitos y que es en los malos momentos cuando se aprecia la calidad/amistad de las personas.

Aquel que nunca ha fracasado, es porque tampoco nunca ha intentado nada.
Og Mandino

Fracasar es perder, no lograr o alcanzar los objetivos. A veces puede implicar falta de capacidad o habilidad; otras veces se fracasa por falta de esfuerzo y trabajo.

El fracaso puede llegar como consecuencia de seguir un plan de acción equivocado o porque se toman decisiones de forma incorrecta. Otras veces, se fracasa debido a factores y variables externas, ajenas al individuo, como por ejemplo las circunstancias económicas, sociales, financieras,….

En cualquier caso el emprendedor que fracasa o vive un fracaso siempre deberá realizar un análisis exhaustivo de las causas que han provocado dicha situación. Las cosas no suceden por azar. Siempre hay razones que motivan o causan las metas donde llegamos.

Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos. 

Fedor Dostoievski

El verdadero significado del fracaso:

  • El fracaso no significa que se es un fracasado, significa que todavía no se ha triunfado.
  • El fracaso no significa que no se ha logrado nada, significa que se ha aprendido algo.
  • El fracaso no significa que se ha desperdiciado el tiempo, significa que se tiene un motivo para comenzar otra vez
  • El fracaso no significa  que se debe dar por vencido, significa que se debe intentar con más ahínco.
  • El fracaso no significa que nunca se hará, significa que se necesita más paciencia.
  • El fracaso no significa estar derrotado, significa que se debe probar de nuevo.

Si tienes alguna sugerencia o término para incluir en la «F» por favor déjame un comentario.

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… Y todos los viernes nuevos TÉRMINOS DEL DICCIONARIO PARA EMPRENDER.  😉 Si te apetece sígueme en Twitter.

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada Digital Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

1 Comentario

  1. Queima De 48 Horas

    It’s amazing in support of me to have a site, which is useful designed for my knowledge.
    thanks admin

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This