El móvil y la salud ¿perjudica o no?

Hay muchos temas y debates que por mucho que estén resueltos siempre siguen vivos. Uno de estos ejemplos es la polémica sobre los efectos perjudiciales de los móviles y las antenas para darles cobertura. La falsa creencia instaurada en gran parte de la población es que las ondas del móvil emitidas por las antenas repetidoras de señal e incluso por el mismo terminal son muy perjudiciales para la salud. Se ha convertido en una especie de leyenda urbana que se ha instalado en el conjunto de falsas creencias de la sociedad moderna. Pero ¿tiene algo de cierto? ¿es verdad que las antenas son peligrosas para la salud? ¿hay datos que verifiquen la hipótesis?

móvil

Image: FreeDigitalPhotos.net

Verdad o mentira

El Instituto de Salud Pública noruego encargó recientemente un estudio específico sobre este tema. Lo investigadores revisaron toda la literatura científica independiente y de calidad sobre el asunto.Pues bien, NO encontraron evidencias de ningún riesgo para el cuerpo humano derivado del uso de estas tecnologías. Un resumen del estudio, en inglés, se puede conseguir en pdf.

Los campos electromagnéticos creados por las ondas de radio pueden ser perjudiciales para la salud, pero sólo cuando la potencia es elevada. Un exceso puede aumentar la temperatura de los tejidos, o estimular las células nerviosas, y ser dañina. Se estima que una persona sometida durante 30 minutos a 4 vatios por cada kilo de peso aumentaría su temperatura corporal 1 ºC. Ahí se ha establecido la barrera de lo que se considera peligroso.

Pero la normativa internacional exige que las antenas de los teléfonos móviles —y otros dispositivos que emiten ondas de radiofrecuencia— sean al menos 50 veces más débiles. Y apenas unos pocos terminales se acercan a este límite. Sus efectos son tan tenues que, según el estudio, se pueden descartar por insignificantes.

No aumenta el riesgo de cáncer

Muchos investigadores han buscado una relación entre el uso de teléfonos móviles y la aparición de tumores en la cabeza y cuello. Sin embargo, el comité noruego no encontró evidencias de aumento en el número de casos de cáncer —ni en éstas ni en otras partes del cuerpo— que pudiesen tener relación con la telefonía móvil. Por otra parte parece lógico pensar que si el uso del teléfono móvil o las antenas causaran algún tipo de tumor o cáncer, la estadística de este tipo de enfermedades habría aumentado de forma alarmante; sin embargo la epidemiología lo desmiente rotundamente.

Conclusión

El comité de expertos que ha elaborado el informe citado concluye que:

  • El material revisado es suficiente para asegurar con un alto grado de certeza que estos dispositivos son inocuos.
  • Han descartado efectos dañinos sobre tejidos de humanos y otros animales.
  • No se han encontrado pruebas que relacionen la expansión de ninguna enfermedad con la aparición de los teléfonos móviles.
  • No hay riesgos ni en la telefonía móvil ni en las conexiones inalámbricas.

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

7 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This