El emprendedor necesita clientes y no leyes

Con la reciente ley de apoyo al emprendedor promovida por el gobierno de España parece que se quiere crear un entorno más favorable para la creación de empresas y startup. El texto llega indudablemente tarde pero parece que introduce algunas de las grandes peticiones de los últimos años en materia de apoyo a los pequeños empresarios, como el llamado concurso para personas físicas y pymes, a lo que se suman incentivos fiscales, medidas para favorecer la entrada de capital extranjero y de empresas procedentes de fuera del territorio nacional, o herramientas de apoyo a la expansión de los negocios nacionales en el exterior. Sin embargo todas estas medidas son insuficientes si no se logra aumentar el consumo interno y por tanto incrementar la masa de potenciales clientes dispuestos a comprar los maravillosos servicios y productos creados por los emprendedores.

emprendedor

Image courtesy of chanpipat / FreeDigitalPhotos.net

Sin clientes el emprendedor será un “fracasador” 

Está bien que se modernice esta España y trate de acercarse a otros países donde el gen emprendedor es el dominante entre los estudiantes universitarios; es bueno que se facilite la creación de empresas, que se agilice el registro telemático de los trámites al constituir una empresa, que haya incentivos fiscales, reducción de cotizaciones, más facilidades para acceder al crédito, apoyo a la internacionalización,…. pero si no logra fomentar el consumo para que muchas personas y empresas compren difícilmente un emprendedor llegará lejos.

Con estas medidas el emprendedor logrará crear la startup en menos tiempo, accederá posiblemente a créditos y tendrá que soportar menos trabas administrativas durante la etapa inicial pero LO MÁS IMPORTANTE PARA EL ÉXITO DEL EMPRENDEDOR ES CONTAR CON MUCHOS CLIENTES que estén dispuestos a comprar el producto o servicio que ha creado.

Al crear una startup lo más importante no es el dinero de los inversores; lo fundamental son los clientes. Es lo que en EE.UU. denominan tracción. Si una nueva empresa tiene tracción es capaz de atraer clientes y esto es la clave para invertir y, en consecuencia, también para lograr el éxito. Por tanto, la capacidad de generar tracción, de atraer clientes es lo más importante para que un proyecto emprendedor pueda triunfar.

Si al emprendedor se le facilitan las condiciones administrativas y fiscales para iniciar un negocio pero al mismo tiempo no existe un entorno facilitador para generar tracción sólo habremos conseguido un nuevo “fracasador“; es decir, un emprendedor que por factores externos no puede llevar al éxito su startup y termina fracasando.

Por tanto, el gobierno debe impulsar el consumo por parte de las personas y las empresas (puede estimular la economía bajando impuestos, facilitando el acceso a créditos blandos para que haya más dinero circulante, etc.) para que todos seamos al mismo tiempo consumidores y productores. Aumentar la masa de potenciales clientes permitirá que muchas startup que ahora están naciendo puedan tener clientes a los que facturar y por tanto tendrán dinero para pagar a sus empleados quienes a su vez al disponer de un sueldo también podrán comprar los bienes de otras empresas.

Yo, lo tengo claro: no quiero dinero, quiero clientes; no quiero leyes, quiero clientes. ¿Y tú, qué prefieres?

 

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y TODOS LOS VIERNES NUEVOS TÉRMINOS EN EL DICCIONARIO PARA EMPRENDER  ;-)  Si te apetece sígueme en Twitter.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996.
Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario