Lecciones de liderazgo de Adolfo Suárez

El pasado domingo 23 de marzo murió Adolfo Suárez, el expresidente de España que se encargó de traer la democracia a este país y sentar las bases al actual sistema de partidos con la legalización del PCE. Aunque pudo cometer errores, la valoración global de su actuación al frente del gobierno de España en momentos muy complicados ha sido considerada como muy positiva. A nivel social, el tributo que miles de personas le han rendido tras su muerte evidencia el cariño, admiración y respeto de la sociedad española. Fue un líder político pero también fue algo más.

Adolfo Suarez

Lecciones de liderazgo de Adolfo Suárez

Como mi padre, Adolfo Suárez antes de morir estuvo mucho tiempo secuestrado por una enfermedad que te mantiene al margen del mundo. Pero su legado es tan grande que, más allá de las actuaciones políticas, podemos extraer unas cuantas lecciones.

1.- Honestidad

Según indican las personas que le conocieron y/o trabajaron con él, Suárez fue una persona honesta, sincera. Como buen político no siempre diría la verdad, pero en lo esencial parece que era una persona honesta. Es decir, una persona de la que uno se puede fiar. El líder tiene que ser honesto y generar confianza.

2.- Humanidad

Otro de los rasgos que le caracterizaban era su tremenda humanidad. Cuentan muchas anécdotas sobre lo cercano que resultaba para todos sus colaboradores. Lejos de la altanería del mediocre, Suárez representa al líder que ostenta un don natural y no necesita fingir nada para ser admirado. Tratar de forma amable a todo el mundo y no ser un engreído es una virtud fundamental para lograr credibilidad y ser seguido por otras personas.

3.- Compromiso

En una sociedad donde todo es tan efímero parece que mostrar un compromiso y mantenerlo a lo largo del tiempo es un valor muy cotizado. Suárez se comprometió con el Rey en la reforma política de España. Tomó decisiones difíciles y asumió su compromiso al dimitir cuando no contó con el respaldo del parlamento. Un líder que no se comprometa con la causa que defiende es un fiasco.

4.- Valor y coraje

Hoy no hay sitio para los cobardes. La imagen de Suárez en el Congreso la tarde del 23-F sentado con la cabeza alta mientras el resto de diputados andaban escondidos en su escaño es un claro ejemplo del valor y coraje que tuvo. Sólo los líderes que afrontan las situaciones difíciles con valentía pueden salir victoriosos.

 


Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog. Y… si te apetece sígueme en Twitter 😉

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996.
Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario