Lecciones de ventas de “El lobo de Wall Street”

Lecciones de ventas, manuales, recetas,… hay muchas pero ¿cuáles son las que funcionan de verdad? La semana pasada os presenté unas lecciones de liderazgo que se pueden extraer de la película “El lobo de Wall Street”. Pero igual de importantes son las lecciones que podemos aprender sobre las técnicas de venta que usaba Jordan Belfort, tanto a nivel personal como desde su empresa Straton Oakmont. Lo mismo valen para vender un boli que para vender acciones. Así que tal vez estas lecciones de ventas te sirvan para vender tus productos/servicios o tu marca personal.

Lecciones de ventas de El lobo de wall street

5 lecciones de ventas de El lobo de Wall Street

1.- Te gusta vender. Haces lo que te gusta

Difícilmente puedes convencer a alguien si realmente no crees y disfrutas con lo que haces. El vendedor disfruta con cada venta. Cada prospect es un reto, una inyección de adrenalina que le estimula para conseguir la venta. Cada encuentro o proceso de venta significa una oportunidad para lograr el éxito.

2.- En la venta siempre te diriges a las emociones y sentimientos del cliente

Hay que comprender la psicología de cada uno para saber llegar a sus emociones. Si llegas al corazón del cliente, tendrás su cartera en tu bolsillo. Aprender a conectar con sus sentimientos e inquietudes no es fácil pero se aprende y es la mejor arma para poder cerrar una venta.

3.- El vendedor es un “terrorista telefónico”

Jordan Belfort lo repite más de una vez en la película. El teléfono es el arma de ventas que todos tenemos a mano. Las redes sociales sirven para generar engagement, hacer branding, conocimiento, llegar a la mente de los consumidores pero la venta se tiene que realizar mediante un encuentro lo más directo posible con el cliente. Si no es un “cara a cara“, el teléfono es el canal de comunicación ideal. Oir su voz, comunicar con tu tono, manejar los silencios,….. son claves para lograr conectar con las emociones del cliente.

4.- No  vendes productos, vendes un estilo de vida

A nadie le interesa conocer las características de tus productos/servicios. Lo que quieren y necesitan es que lo que tus les ofreces pueda transformar su vida, desde lo más básico a lo más profundo. Coca-cola no vende un refresco azucarado, vende la fórmula de la felicidad. Starbucks no vende café, vende un estilo de vida, una sensación de compartir.

5.- No vendes tu producto; le solucionas una necesidad al cliente

Si solo te preocupas por vender tu producto no encontrarás compradores. Lo que tienes que buscar es cómo satisfacer las necesidades de la gente. Las personas no quieren un paquete de acciones de la compañía X; lo que quieren es llegar a fin de mes y en verano largarse de vacaciones….. para lo cual necesitan dinero. Cuando vendas no te centres en tu producto, piensa primero qué necesita el cliente que tú puedas solucionar.

Para profundizar en los aspectos comunicativos del proceso de venta que Jordan Belfort lleva a cabo tanto de forma directa como con sus empleados sugiero la lectura del post “Saca el lobo comunicativo que llevas dentro” de Natalia Sara, también basado en la película “El lobo de Wall Street”.

Algunos datos sobre la película

Jordan Belfort, aún debe más de 70 millones de dólares a quienes estafó en los años 90.

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

2 Comentarios

  1. Natalia Sara

    Hola Jesús, ¡me ha gustado mucho!, y sobre todo el énfasis en el punto 1 (sin pasión es imposible vender) ¿Si no te lo crees tú, cómo lo vas a transmitir a los demás? Difícil! Y los aspectos 4 y 5 que vienen a girar en torno a esa gran verdad de que en el fondo la gente no compra lo que uno hace (el producto/servicio que vende) si no por qué lo hace y eso les sirve para reafirmar sus creencias. Y eso me lleva a que en ventas no hay que olvidar nunca lo que se llama “El Círculo de oro” de Simon Sinek.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This