Cómo mejorar el liderazgo y la empresa con Mindfulness

El mindfulness está de moda y el mundo en plena transformación. En poco más de una década casi todo ha cambiado de forma exponencial: el mundo es más volátil, globalizado e hiperconectado. En el trabajo, los tiempos son más rápidos, las dinámicas son más complejas y la incertidumbre es casi la única certeza. La sobrecarga y la presión se extienden, ya sea por recortes en la organización o por la asunción de más responsabilidades, y el quehacer diario implica una lista de tareas interminables que se acumulan y superponen. Ante todo este ruido, presión e hiperactividad el mindfulness surge como una oportunidad para afrontar con éxito esa situación.

mindfulness, liderazgo y empresa

Mindfulness

El entrenamiento en mindfulness incide y mejora los tres aspectos del éxito sostenible. Sirve como antídoto, ayuda a recuperar el equilibrio ante el impacto negativo de estresores, y también puede actuar como estímulo, promoviendo estados positivos u optimizando procesos cognitivos y relacionales.

Al hablar de mindfulness según la propuesta de Shapiro y Carlson en su libro , podemos referirnos tanto a una forma de ser como a una práctica de meditación.

  1. Como forma de ser, es, sobre todo, presencia. Se define como “la consciencia que emerge cuando prestamos atención de una forma intencionada a lo que sucede en el presente, con actitud de apertura, curiosidad y cuidado, y sin dejarnos llevar por los juicios automáticos”
  2. El mindfulness es una capacidad inherentemente humana, universal, que todos hemos experimentado cuando somos conscientes de lo que sucede en nuestro entorno y de lo que estamos haciendo, pensando o sintiendo. Lo que sucede es que, por defecto y de forma automática, nuestra mente tiende a vagar sin rumbo, de pensamiento en pensamiento, de imagen en imagen… Pasamos casi la mitad de la vida en piloto automático. En lugar de estar presentes en el momento, nos perdemos en distracciones, repasamos el pasado, ensayamos o auguramos el futuro o, simplemente, una corriente continua de pensamientos y opiniones nos hace vivir la vida en diferido.

Esta habilidad de estar presentes puede ser entrenada y es lo que hacen los verdaderos líderes para sí mismos y para sus empresas.

La práctica informal de mindfulness consiste simplemente en realizar actividades de la vida cotidiana prestándoles deliberadamente atención plena: cuando comemos, comemos; cuando caminamos, caminamos; cuando mantenemos una conversación, mantemos una conversación… Y, al notar que nos distraemos, hay que volver intencionadamente a prestar atención a lo que se está haciendo.

Es algo aparentemente sencillo pero que resulta tremendamente complejo en el mundo multitarea en el que vivimos. Estamos infoxicados por múltiples inputs de todo tipo siendo realmente complicado centrarnos el algo de forma plena.

La experiencia repetida de la práctica de mindfulness moldea los circuitos del cerebro y refuerza la capacidad de estar más presentes en cada momento de la vida.

Al practicar mindfulness, se entrena:

  • La Intención
  • La Atención
  • La Actitud

Mindfulness en la empresa

La práctica de mindfulness en el ámbito laboral tiene diversas repercusiones:

1.- Rendimiento y efectividad

  • mejora el rendimiento en la ejecución de tareas
  • ayuda a alcanzar objetivos y propósitos alineados con valores
  • fomenta la creatividad
  • mejora la toma de decisiones, desarrollando la perspectiva necesaria para separarnos de los propios sesgos y preferencias y romper automatismos y condicionamientos

2.- Bienestar y Felicidad

  • reducción del estrés y problemas asociados
  • genera resiliencia (permite afrontar la adversidad y los fracasos)
  • promueve emociones positivas

3.- Relaciones e intercomunicación

  • mejora la colaboración, trabajo en equipo y gestión de conflictos

Mindfulness y Liderazgo

El entrenamiento en mindfulness permite que los líderes mejoren en sus competencias básicas:

Claridad

Al practicar mindfulness, se desarrolla metaconsciencia, que es la capacidad de tomar perspectiva y separarse de la experiencia. Esto conduce a una visión más clara, menos sesgada de uno mismo y del entorno, donde las decisiones pueden tomarse sin estar a la defensiva y sin necesidad de proteger el ego.

Enfoque en objetivos

Se practica mantener la intención de focalizar la atención en un estímulo y volver a él cuando nos distraemos. Esta capacidad es clave para un líder, ya que debe mantener el propósito ante múltiples distractores y discernir cuándo esos distractores necesitan atención o cuando el foco de atención debe estar en los objetivos y se debe persistir ante los obstáculos.

Relacionarse y generar confianza

Al entrenar la atención, se desarrolla la habilidad de estar presente y conectado con las personas, lo que transmite interés y respeto. Esta actitud fomenta la implicación de los colaboradores, que se sienten reconocidos y apreciados y se involucrarán más. Por otro lado, al comprender mejor las necesidades y situaciones de su equipo, el líder puede también brindar más apoyo.

Autorregulación emocional

En la práctica, se entrena la actitud de amabilidad. Cada vez que la mente se distrae, no hay que criticarse, sino volver a la intención de forma suave. Esto hace de contrapeso a la tendencia automatizada de criticarnos y juzgarnos, que implica que la atención se disperse aún más y lleva a la frustración y desmotivación.

Autorregulación de la conducta y creación de hábitos positivos

Prestar atención a la propia experiencia con curiosidad rompe las reacciones condicionadas y hábitos limitantes, dando oportunidad para crear nuevas conductas más adaptadas y acordes con los propósitos y objetivos.

El mindfulness es, por tanto, una poderosa herramienta para mejorar el liderazgo y las vidas de los trabajadores en la empresa. Sin embargo, es necesario clarificar que el mindfulness no es una píldora mágica ni un decálogo de instrucciones que puedan aprenderse en un seminario de un día. Es un entrenamiento que requiere tiempo y paciencia para desarrollarse y profesionales capacitados y experimentados que lo transmitan.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario