Para emprender…. ten fe en ti mismo, no en tu idea.

Recientemente leí en Sintetia una entrevista que le hacían a Ash Maurya, el autor de uno de los libros de cabecera de todo emprendedor: Running Lean. Además Ash es el fundador de Spark59 y actúa como mentor para aceleradoras de start-ups alrededor del mundo (TechStars, Mozilla Foundation, Year One Labs,…)Ash aplica un proceso sistemático para testear rigurosamente un “Plan A de negocio” hasta conseguir un plan que realmente funcione. Además cree que todo emprendedor debe tener, sobre todo, fé en sí mismo, más que en su idea.

emprender

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

Antes de emprender un negocio

A la hora de emprender es necesario:

  • Identificar un problema, necesidad o pasión que
  • tienen un grupo de personas (posibles clientes)
  • y para el que no encuentran remedio
  • y que pretendemos resolver con “nuestra solución”

A partir de ahí al emprendedor “le toca” transformar el trabajo anterior en un Modelo de Negocio.

¿La idea o yo?

Si hemos definido el problema y ya tenemos diseñada la solución e identificado el target que sufre ese problema y al que nosotros le vamos a ofrecer la solución ¿a qué damos más valor? ¿a la solución que estamos proponiendo o a nuestra decisión de desarrollo de negocio?

Ash parece que se inclina por darle más valor a la autoestima y la creencia en las posibilidades personales. Y probablemente tiene razón. La idea o la solución para el problema identificado no vale nada si no hay un grupo de personas detrás fuertemente comprometido en su desarrollo.

El emprendedor a veces puede cometer el error de depositar excesiva fé en la tecnología olvidando o minusvalorando su propia capacidad para la gestión del proyecto. Tener una idea brillante no garantiza el éxito. Este sólo llegará si esa genial idea es acompañada por una serie de destrezas del equipo humano encargado de su puesta en marcha.

Cómo no fracasar

Según parece, el 95% de las Startup fracasan y del 5% que sobreviven parece que lo han conseguido porque han hecho cambios radicales en la idea inicial. Por ello, cobra más valor la creencia en uno mismo por encima del valor que le demos a la idea. Será necesario disponer de flexibilidad mental para saber modificar y remodificar la idea tantas veces como sea necesario para que el plan de negocio llegue a ser eso, un negocio. Algo que parece básico pero que no siempre se tiene en cuenta. Para los que deseen profundizar en estos conceptos sugiero la lectura de Lean Startup (Eric Ries) y Running Lean (Ash Maurya). 

Otros post que he escrito sobre emprendedores son:
¿Qué opinas? A qué das más valor ¿a la idea o a ti mismo? ¿conoces y/o aplicas el método Lean canvas en tu startup?
Subscríbete para no perderte futuras entradas. Suelo publicar varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… ;) y si te apetece sígueme en Twitter.

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada Digital Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

20 Comentarios

  1. KWAWU

    Para emprender…. ten fe en ti mismo, no en tu idea. http://t.co/lXfi0ENC vía @JALacoste #emprendedor #empresa #liderazgo #motivación

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This