¿Qué podemos aprender de un ejecutivo incompetente?

Si ha pasado más tiempo de lo que quiere admitir preguntándose cómo las personas menos competentes que le rodean parecen salir adelante con facilidad, mientras que usted parece atascado, puede ser que muchas de las cualidades que aprecia como puntos fuertes para usted resulten un freno. ¿Es apasionado por su trabajo e ideas? ¿Es exigente con empleados y compañeros de trabajo? ¿Está permanentemente enfocado en la entrega de resultados mensuales y trimestrales? Tal vez pueda aprender algo de un ejecutivo incompetente.

ejecutivo incompetente

Lecciones de un ejecutivo incompetente 

En un artículo publicado hace casi un año en BloombergBusiness nos sugieren estas lecciones:

1. Nunca sea un apasionado de sus ideas

Muchos de nosotros tenemos sueños de ser figuras “transformadoras”. Nos atraen los iconos como Steve Jobs y Mark Zuckerberg por su pasión y tenacidad. Pero por cada Jobs hay una fila en el camino de cientos de personas que lo intentaron y fracasaron. Tener reputación como persona objetiva es mucho más útil que la reputación de apasionado.

2. Evite la farsa de la orientación según los resultados

Estar orientados a los resultados puede ser uno de los «mantras» de negocios más universalmente aceptadas por los ejecutivos incompetentes que se obsesionan con resultados a corto plazo. Cuando se ve a través de la lente del largo plazo es preferible mejorar las habilidades que la entrega de resultados.

3. Encuentre grandes problemas por resolver

Cuando se trata de la promoción profesional las pequeñas victorias y un rendimiento fiable no hacen avanzar. Los ejecutivos incompetentes optan por seguir una estrategia de gran victoria aunque sea a costa de hacer muchos pequeños errores. Los grandes triunfos son memorables, construyen la atención fuera del departamento y son atractivos para las promociones.

4. Aprenda a promocionar sus proyectos

Es fácil caer en la trampa de asumir que su trabajo habla por sí mismo; por otra parte, la suposición de que otras personas definen el éxito de la misma manera que usted es falsa. La promoción efectiva puede actuar como una póliza de seguro para los proyectos fracasados o de baja calidad.

5. No haga responsables a otros

Responsabilizar a las personas es un principio de gestión que se ha salido fuera del control. A pesar de que tiene mucho sentido dentro de una compañía, no tiene ningún sentido para su propia promoción profesional. Es mucho mejor ser visto como un mentor que como una máquina de cumplir tareas.

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada Digital Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This