Tres lecciones de liderazgo de Sochi: practicar, practicar, practicar

Los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados recientemente en Sochi nos han dejado momentos de gloria y triunfo, así como de frustración y derrota. Pero algo estaba claro: ninguno de esos atletas empezó a practicar la semana o el mes anterior; todos han perseverado durante años con muchas horas diarias de entrenamiento. Han soportado viajes a las 4 a.m. a la pista de patinaje de hielo o sufrido un frío que entumece en carreras interminables bajando pendientes nevadas. Han trabajado duro para obtener simplemente la oportunidad de elevarse hacia el nivel superior en su deporte. Esta es la lección para los líderes: no importan tus habilidades naturales, ser un líder destacado lleva mucha práctica y determinación.

Sochi-2014. Liderazgo

Lecciones de liderazgo de Sochi

Eric J. McNulty nos sugiere en «Three Leadership Lessons from Sochi: Practice, Practice, Practice» tres ejercicios de liderazgo que usted puede integrar a su rutina regular:

1. Dedique completamente un día a la semana a practicar su inteligencia emocional.

Ese día propóngase un compromiso genuino con todos los que se encuentre, sean quienes sean. Deje a un lado su smartphone, quítese los auriculares, llame a todo el mundo por su nombre, mantenga el contacto visual, pregunte y escuche realmente la respuesta. Estará más consciente de sí mismo y de su impacto en los demás, más en sintonía con el lenguaje corporal, habilidades que los grandes líderes han dominado. Podrá ser difícil al principio, pero pronto lo encontrará tan gratificante que querrá ponerlo en práctica más a menudo.

2. Asuma una pose de poder para impulsar su confianza y calma.

Hacerlo durante dos minutos puede impulsar sus niveles de testosterona y bajar los de cortisol. Cambiar el balance químico aumenta su autoconfianza y calma su pánico en una situación de gran estrés. La gente lo percibe de forma diferente y usted se sentirá más poderoso y se volverá más abierto al riesgo.

3. Lleve un diario del liderazgo.

Como líder, es esencial que vaya construyendo el entendimiento entre usted y el mundo que lo rodea. Esto modelará la forma en que percibe las oportunidades y las amenazas, cómo toma decisiones y cómo entiende qué elementos de liderazgo se necesitan en cada contexto. Tome unos pocos minutos al final del día para escribir qué salió bien y qué podría haber salido mejor, qué le sorprendió, qué aprendió de sí mismo y qué aprendió de los demás. Alrededor de una vez al mes, lea lo que ha escrito. Esta será la historia de su crecimiento como persona y su desarrollo como líder.

Hay un debate sobre si los líderes nacen o se hacen. Algunas personas pueden tener las características físicas que le den aspecto de mando y otros parecen ser naturalmente carismáticos, pero no siempre es así. Lo que realmente hace a un gran líder es tomar los dones naturales que tenga para empezar, cualesquiera que estos sean, y construir sobre ellos a través de su esfuerzo intencional, haciendo más con lo que la vida le va dando. Los grandes líderes se caen y se levantan. Ellos creen en el futuro y por encima de todo, como todos los grandes atletas, practican, practican, practican.

Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog… y    Si te apetece sígueme en Twitter 😉

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Coach Ejecutivo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada Digital Business Solutions. Vice-President of Inspiring Committed Leaders Foundation (New York). Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias. Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This