Valor y compromiso, actitud extrema

Cada uno de nosotros desarrollamos y destacamos por ciertas habilidades, que al final serán nuestra etiqueta o sello de identidad. Tanto es así que procuramos, sensatamente, que éstos alcancen un elevado valor tanto ético como económico. Para mi, valor y compromiso, son dos actitudes fundamentales.

Valor y compromiso. Judith Obaya

Valor y Compromiso

Confío que no sea solamente una apreciación subjetiva y de verdad esta identidad, cada vez más enfocada a los valores, no sea mera estrategia comercial y realmente cada producto, cada servicio, tengan algo de personal y humano.

Por descontado que mi habilidad como escritora deja mucho que desear cuando no se trata de relatar mis experiencias, y me preocuparía más si me resultase fácil. El mero hecho de estar sentada delante de un ordenador más de una hora me resulta, cuanto menos, agotador. Me falta el aire en la cara, observar a la gente, escudriñar sus rostros, adivinar pensamientos, suponer profesiones, imaginar soluciones de todo tipo y cómo no, probarme en cualquier ejercicio que requiera unas zapatillas deportivas o unas botas de motorista.

Aún así, comprometida con uno, no puedo abandonar lo otro. Si mi objetivo es seguir realizando proyectos he de asumir todas y cada una de las obligaciones y sumar a los duros entrenamientos horas de trabajo administrativo buscando apoyo, preparando charlas, participando en eventos, contestando entrevistas y ayudando a cuantos me lo van solicitado.

Volviendo a las zapatillas deportivas, botas de motorista, largas horas de entreno y sufridas dietas, es ahí donde encuentro mi seguridad y confirmo mi capacidad para el deporte extremo alcanzando niveles de sacrificio, esfuerzo e incluso dolor que antes no sabía que podía soportar.

El reto de los influencer

Actualmente vivimos una frenética y maravillosa espiral de cambios. Nos invaden los conocimientos, las ideas, pensamientos, deseos, proyectos, estudios… Han mejorado los medios, y los sistemas informáticos nos ponen a prueba constantemente. La accesibilidad a cualquier objetivo ha alcanzado niveles difíciles de superar. Sin embargo, pasa el tiempo y, en no pocas ocasiones, los jóvenes y no tan jóvenes, sienten que se estancan y se apagan. Cualquier pretexto suele ser aceptado, excepto el mea culpa, y comienzan a perder más tiempo en auto justificarse y por ende a autodestruirse, que a reinventarse día a día alimentando su autoestima y valorando su talento.

Capaces de redireccionar una estrategia de márquetin, moverse y adaptarse en un nuevo espacio de trabajo, en la mayoría de las ocasiones no se plantean la posibilidad de dar un giro a su vida personal, nada fácil por otra parte, para la que no existe un play again.

Es momento de referentes, influencers… esos personajes con un poder incalculable capaz de remover conciencias, en los que muchos quieren reflejarse cada mañana.

Estos influencers hemos de ser conscientes de nuestro compromiso y responsabilidad para con la sociedad ofreciendo una imagen creíble, cercana y alcanzable que trasmita material ideológico constructivo y competitivo frente a banalidades.

Motivación y confianza

A estas alturas yo, mujer de 50 años y atleta extrema, quiero dejar huella generando historias únicas, en lugares diferentes, que nadie antes se propuso conseguir. No es vanidad si pretendo ser una referente; como policía y madre observo lo lento que es llegar a las personas a través de algunos medios, y lo fácil que es llamar su atención con situaciones y experiencias donde casi todos quisieran ser protagonistas.

En mis experiencias vivo momentos de gran dureza que hacen aflorar los sentimientos más íntimos y personales que propician la conexión con personas-público-marcas desde un ángulo diferencial.

Quiero y trabajo para ser ese espejo en el que cada mujer que quiera mirarse se sienta segura de sí misma, abandonando estereotipos convencida de que nunca es tarde y nada es imposible. En el que cada hombre se sienta orgulloso de tener una compañera, amiga o esposa libre, realizada y capaz.

Quiero motivar a quienes han perdido la confianza, trasmitiendo valores como la autodeterminación, organización, confianza y respeto que en ocasiones olvidamos. Clic para tuitear

Quiero motivar a quienes han perdido la confianza, trasmitiendo valores como la autodeterminación, organización, confianza y respeto que en ocasiones olvidamos.

Soy la primera piloto que recorrió los 21 mares de Europa en motocicleta, en solitario; Primera piloto femenina que atravesó el Sahara Occidental en motocicleta en total autonomía; Primera persona que atravesó este mismo desierto en bicicleta fuera de carretera y la primera que lo cruzará corriendo. Ascendí al Mulhacén corriendo sobre nieve, subí corriendo los 17 puertos de salida de Asturias acompañada del atleta invidente Juan Fernández y llegué a Oviedo desde Madrid en bicicleta sin hacer paradas… Situaciones extremas que exigen una alta preparación física y mental que espero contribuya, de alguna manera, a allanar el camino a presentes y futuras generaciones.

Motivación y Confianza. Judith Obaya

Vivir es nuestra personal prueba de resistencia; cómo y cuándo lleguemos a la meta, depende tanto del plan de ruta escogido como de nuestra particular forma de gestionar los recursos que vamos alcanzando en cada etapa.

Sobre el autor

Judith Obaya

Judith es Técnica especialista informática. En 1989 juró como Agente de Policía y trabajó como Policía Local en Gijón hasta 2011. Entre 1990 y 1992 ocupó el puesto de Guardia de tráfico en la Sección de Motoristas de Tráfico de la Policía Local de Gijón. En 2012 se trasladó al cuerpo de Oviedo donde sigue en activo. Ha completado su trayectoria con cursos de soporte vital básico y DESA, primeros auxilios, conducción segura y conducción off-road. Madre de dos hijos, tras su divorcio decidió comenzar sus expediciones: es la primera piloto que recorrió en motocicleta, en solitario los 21 mares de Europa (2013); 40 horas en moto non-stop (2014); primera piloto femenina que atravesó el Sahara Occidental en motocicleta en total autonomía (2016); ascensión al Mulhacén corriendo sobre nieve (2016); ascensión corriendo de 17 puertos de montaña de Asturias acompañada del atleta invidente Juan Fernández Llames. Primera persona que ha atravesado el Sahara Occidental en bicicleta (2017); ruta en bicicleta Madrid-Oviedo non-stop (2018).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This