Cómo encontrar personas para formar equipos de éxito

Cómo encontrar personas adecuadas para formar equipos o para trabajar en una empresa es una ardua tarea que si no se realiza bien puede llevar al traste el negocio. Todos los grandes líderes tienen en común la capacidad de encontrar a personas que encajan bien en su organización: seleccionan a los que creen en los que ellos creen.

Cómo encontrar personas

Cómo encontrar personas para lograr el éxito

Habitualmente contratamos personas a partir de una lista de cualificaciones o habilidades necesarias para el desempeño del trabajo y suponemos que el mejor candidato será el que cumpla todos los requisitos. Sin embargo esto no garantiza nada.

El problema está en que buscamos personas a partir del QUÉ y no por el PORQUÉ. Buscamos personas que tengan una titulación, que tengan experiencia, que conozcan el sector, que hablen idiomas,….. De esta forma encontramos un montón de personas pero ¿cómo sabemos si encajarán bien con la filosofía de la empresa, con el motivo o fin que tiene la organización?

Un ejemplo de cómo encontrar personas nos lo dio el aventurero inglés Ernest Shackleton, a principios del siglo XX, cuando se disponía a explorar la Antártida.

El 5 de diciembre de 1914, Shackleton y una tripulación  de 27 hombres comenzaron un viaje hacia el mar de Waddell a bordo del barco Endurance para intentar cruzar el continente del Polo Sur. Pero la tripulación del Endurance nunca llegó a la Antártida. Tras unos días de viaje, el barco se encontró rodeado de hielo “como si fuera una almendra dentro de un caramelo”, escribió un miembro de la tripulación. Shackleton y su equipo se quedaron varados en el océano Antártico durante 10 meses mientras el Endurance iba a la deriva, hasta que al final la presión de los bloques de hielo aplastó el barco. El 21 de noviembre de 1915 el barco se hundía en las aguas del océano y la tripulación del Endurance se quedó tirada en el hielo. Tuvo que irse en los botes salvavidas y desembarcó en la pequeña isla Elefante. Allí Shackleton dejó a todos sus hombres menos cinco y se embarcó en un peligroso vieja a través de 800 millas de mar gruesa para encontrar ayuda. Y, al final, lo consiguió.

En esta expedición, sin embargo a pesar de su dureza extrema no murió nadie. Ho hubo historias de personas que se comían las unas a las otras ni nadie se amotinó. No fue una cuestión de suerte. Fue porque Shackleton contrató a personas que encajaban bien entre sí. Encontró a los hombres adecuados para el trabajo. Y ¿cómo descubrió Shackleton a esta tripulación tan extraordinaria? Pues con un simple anuncio en London Times.

El anuncio de Shackleton para buscar miembros para su tripulación era diferente al habitual anuncio de empleo que todos vemos en los periódicos o en la web. No dijo QUÉ buscaba. Su anuncio no decía

<<Se necesitan hombres para una expedición. Un mínimo de cinco años de experiencia. Imprescindible saber navegar a vela. Ven a trabajar para un capitán fantástico>>

En lugar de eso, Shackleton buscaba gente con algo más. Buscaba una tripulación que perteneciera a una expedición especial. Su anuncio en realidad (puedes verlo en la imagen de arriba) decía:

<<Se buscan hombres para un viaje peligroso. Salario bajo, frío glacial, largos meses de oscuridad completa, peligro constante, regreso sano y salvo dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito>>

Las únicas personas que solicitaron el trabajo fueron las que leyeron el anuncio y pensaron que aquello sonaba genial. Estaban encantadas con desafiar a las probabilidades. Así, Shackleton solo contrató a personas que creían en lo que él creía. Cuando los empleados sienten que encajan, tienes el éxito garantizado. Y no trabajarán mucho y buscarán soluciones innovadoras por ti; lo harán por ellos mismos.

No contrates basándote en las habilidades, contrata basándote en la actitud. Las habilidades se pueden enseñar.

Empezar por el PORQUÉ cuando se contrata incrementa considerablemente la capacidad que tienes de atraer a los que les apasiona lo que tú eres. Contratar a personas solo porque tienen un buen curriculum o una gran ética profesional no garantiza el éxito.

El objetivo es contratar a los que se apasionan por tu PORQUÉ, tu propósito, tu causa o creencia, y que tienen la actitud que encaja en tu filosofía.

Las grandes empresas no contratan a personas cualificadas y las motivan; contratan a personas que ya están motivadas y las inspiran. Ya sabes cómo encontrar personas para tu equipo, busca las que compartan tu causa; lo demás vendrá solo.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario