Liderazgo y ManagementNegocios

Los cinco principios para establecer objetivos

Establecer objetivos Posted On
Escrito por Jose Daniel Blanco Alonso
Compárteme en redes sociales

Saber establecer objetivos es un arte y una ciencia que debemos dominar para triunfar en los negocios. Edwin Locke defiende la existencia de una relación entre la dificultad y la especificidad de un objetivo y el buen rendimiento de un equipo de trabajo en una empresa. Afirma que la razón del planteamiento de objetivos es la de facilitar el éxito tanto de los trabajadores como de la empresa; la simple intención de alcanzar metas es una fuente básica de motivación para las personas.

5 principios para establecer objetivos

Locke en su artículo “Hacia una teoría de motivación e incentivos de tareas” editada en 1968 estableció cinco principios que sustentan el éxito en el establecimiento de objetivos.

CLARIDAD

Cuando un objetivo se plantea de un modo claro y específico disminuyen las “contradicciones” en el grupo de trabajo en relación a sus requisitos, las personas delimitadas para su consecución y el grado de calidad de su consecución así como el espacio de tiempo disponible para su consecución (Todos estos planteamientos enlazan con la metodología SMART)

DESAFÍO

Los “retos” son un factor motivador para la mayoría de las personas. Un “buen objetivo” se define como complicado pero factible de alcanzar* y cuyo logro “concederá” una gran satisfacción al grupo de trabajo implicado.

Observación*. IBM planteaba sus objetivos de modo que el 95 % de su cuota era relativamente fácil de conseguir. Este sistema proporcionaba confianza a los equipos para enfrentarse al 5% restante el cual era bastante más difícil de alcanzar.

COMPROMISO/PARTICIPACIÓN

Piedra angular para la consecución de los objetivos. Todos los consultores de sistemas de gestión sabemos que el planteamiento de metas empresariales es más difícil de conseguir si los responsables de su realización no han participado en su definición. Los responsables y trabajadores ofrecen mayores probabilidades de “hacer suyo” un objetivo si son partícipes en la creación de su estrategia.

RETROALIMENTACIÓN/FEEDBACK

Los grupos de trabajo trabajan con mayor eficacia si sus líderes definen claramente sus expectativas en relación al objetivo a conseguir. Por otro lado la adaptación progresiva del itinerario definido inicialmente considerando la información que llega según se va avanzando es vital para su consecución. El apoyo durante todo el proceso de trabajo así como el reconocimiento de los logros que se van logrando es un punto vital para su alcance.

Te interesa:   Guía para organizar tus propósitos para todo el año

COMPLEJIDAD

Los retos o tareas desafiantes suelen emocionar a los grupos de trabajo. La complejidad en los objetivos puede ser un fuerte motivador para el personal. Sin embargo en este punto se busca no forzar los recursos internos de la entidad pues trabajos excesivamente complejos o por encima de las capacidades del equipo puede abrumar al grupo y poner en riesgo su consecución.

Objetivos Smart

El correcto planteamiento de objetivos empresariales centra las acciones de la organización, focaliza (y moviliza) el empleo de sus recursos internos, eleva la perseverancia de los trabajadores y ayudan a elaborar estrategias ganadoras. Por otro lado su planteamiento y desarrollo debe efectuarse desde lo simple a lo complejo y sus hitos deben planificarse de forma gradual. Su claridad y grado de desempeño esperado deben tener en cuenta las diferencias individuales de grupo de trabajo.

El concepto evolucionó, por Locke y Latham, hacia el planteamiento de objetivos SMART de modo que los objetivos deben ser planteados de un modo específico, sus etapas y grado de consecución debe ser medible, deben plantearse para que sean alcanzables, deben ser realistas y por último acotados en un espacio temporal.

Los objetivos empresariales actúan como “catalizador” de la “energía” de cualquier organización determinando su estrategia de acción. El planteamiento considerando las habilidades de nuestro personal y el esfuerzo requerido para superar el reto propuesto influye positivamente en la generación de autoconfianza de los trabajadores.

Motivación

La motivación de cualquier persona para lograr sus objetivos propuestos estará determinada por el propio proceso de planteamiento de ellos o simplemente por el propio acto de su proposición. Tal y como expone Locke, la mejor meta es aquella que presenta un desafío accesible, lejos del idealismo y cercando a la realidad, es decir: posible.

La teoría de planteamiento de objetivos/metas de Locke tiene ya sus años (más de 50), sin embargo gracias a su sencillez ha calado profundamente en muchas organizaciones y especialmente en los departamentos de recursos humanos/gestión de personas. No es lo mismo conseguir el éxito que lograr cosas

Te interesa:   6 claves para lograr la excelencia y salir de la mediocridad

Las organizaciones “avanzan” mediante la consecución de sus objetivos y la movilización de sus recursos (incluyendo aquellos a los que tiene acceso). La evolución de las empresas está muy ligada al tipo de objetivos, su metodología de planteamiento y el control que se ejerce en relación a su desarrollo y evolución. Sigue siendo curioso que todavía en el siglo XXI todavía muchas organizaciones no efectúan un análisis de sus procesos y datos y no plantean objetivos detallados, simplemente se dejan llevar por el mercado donde operan.


¡Suscribete!💙

Es gratis y te mantendré al día de todas las novedades SEO de mi blog.

Nombre:
Tu mail: 

Te interesa

Deja un comentario