Psicología para líderes

La dirección de la empresa o gerencia muchas veces suele funcionar basándose en la intuición y la experiencia, a pesar de que se sabe que sería mucho más fiable y válido tomar decisiones basadas en datos. Desde hace unos años, y basado en la investigación psicológica, está emergiendo una nueva disciplina de management basado en la evidencia que utiliza el poder de los experimentos controlados y de estudios rigurosos a largo plazo, para descartar prácticas inefectivas y escoger otras mejores.

Psicología para líderes

Psicología para líderes

Algo similar ocurrió en la campo de la medicina, donde hace algunas décadas proliferaban algunas prácticas horrorosas como la lobotomía.

El problema con el management es que la mayoría de los gerentes y líderes desconocen las evidencias. Para que las organizaciones sean más efectivas, hay que progresar en ese sentido, y varias escuelas de negocio ya han dado los primeros pasos, creando centros de management basado en evidencia, que enseñan a tomar mejores decisiones basadas en datos. Por ejemplo, en el Carnegie Mellon, Denise Rousseau hizo un escrito para reclamar  la construcción de un campo de la gestión basada en la evidencia y ha encabezado numerosas iniciativas recopilación y difusión de evidencia para los profesionales. En Stanford, Jeff Pfeffer y Sutton Bob han escrito un libro sobre cómo las organizaciones pueden beneficiarse de una gestión basada en la evidencia. Ambas universidades, entre otros, apoyan el Centro de Gestión Basada en la Evidencia (Center for Evidence-Based Management), que existe para avanzar en el conocimiento, proporcionar educación y consultar en torno al uso de los datos para tomar mejores decisiones.

Pero en comparación con la medicina, al management le falta un factor fundamental: no tiene el equivalente del médico. A los médicos se les enseña en las escuelas de medicina a revisar evidencias y a basar sus decisiones en los descubrimientos científicos más recientes. En el área gerencial, por el contrario, existe un abismo entre estos dos tipos de programa: en el MBA se enseña sobre la evidencia, pero no se entrena lo suficiente en cuanto a estadísticas y métodos de investigación, mientras que en el mundo de la medicina (PhD) si se enseñan esas habilidades, pero se orienta hacia el mundo académico y no se suelen aplicar en la vida real.

Se ha demostrado que aquellas empresas que tienen ejecutivos que fueron profesores y cuentan con un PhD tienen mejor desempeño que aquellas que no los tienen. Desafortunadamente, es poco frecuente que un individuo con entrenamiento de PhD tenga el interés o las habilidades para convertirse en gerentes o líderes.

Es hora de crear un nuevo programa que se parezca al de médico, que prepare al estudiante para ser un líder guiado por datos. Los graduados podrán entonces actuar en base a la mejor información disponible, a la vez que duden de lo que saben. Ciertamente la gente y las organizaciones son complejas, y la investigación sobre el comportamiento humano nunca será tan clara como la medicina que es una ciencia “dura”. Pero eso no quiere decir que no se pueda utilizar la evidencia para mejorar las decisiones. Seguro  que sí se puede!!

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996.
Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario