Cuáles son las cualidades de un buen director general

¿Qué se necesita para ser un gran director general de una web o empresa de tecnología? Los cazatalentos o head hunters lo saben bien pero también es posible  realizar una autovaloración para conocer en qué medida somos capaces o estamos preparados para escalar en el organigrama de nuestra empresa. Ser director general conlleva un alto salario y otras prebendas pero también exige un mínimo de cualidades que tal vez no todos disponemos.

5 cosas que hacen bien los CEO

Las cualidades del buen director general

He aquí seis cualidades que se debe poseer según Ian McAllister, director general de Amazon:

1. Establece la visión (correcta)

Un director sólido piensa en el negocio de forma correcta y le proporciona a su equipo el verdadero Norte: él o ella coloca a todos los miembros de la organización en la misma dirección. Hacer esto ayuda a todos a tomar miles de pequeñas decisiones de manera correcta, y todo el equipo sabe que esas decisiones apoyan la visión general.

2. Establece las expectativas adecuadas

Un gran director general no se deja intimidar por los ejecutivos en asumir metas que son inalcanzables. Los grandes directores generales educan a los ejecutivos sobre el producto de la empresa, el entorno competitivo, la tasa de crecimiento de referencia de la empresa y los vientos favorables o en contra. Ellos preparan la organización (para el éxito).

3. Supera todas las expectativas

Aquí no se necesita ninguna explicación. El buen director general logra rebasar las expectativas que se han depositado sobre él. Siempre persigue la mejora y la excelencia.

4. Representa bien a la organización

No importa si una organización funciona bien; si su director general no representa bien a la empresa con los ejecutivos o colegas, la compañía va a parecer (inexperta y poco profesional). Un gran director general presenta bien y le da a la organización una buena imagen, incluso si hay algo de desorden en ella.

5. Demuestra buen juicio

Un gran director general tiene la razón la mayoría de las veces, y él o ella se gana la confianza de los ejecutivos y personas dentro de la organización debido a su reputación de tomar las decisiones correctas. Pero si se equivoca, sabe reconocerlo a tiempo.

6. Contrata (y retiene) a los mejores

Él o ella siempre atraen a los mejores talentos al equipo, por lo general acercándose bien a ese talento antes de necesitarlo.

Estas otras cualidades son, además, necesarios si el director general está al cargo de una empresa de base tecnológica o vinculada al mundo digital:

7. Tiene curiosidad por las novedades relacionadas con la web e internet

Los grandes directores son estudiantes de la web; mantienen un ojo abierto no solo a la innovación que se genera en la web relacionados con su negocio, sino también en otros productos/servicos que podrían ser una fuente de nuevas ideas. Se sumergen en esos productos/servicios, al menos brevemente, para ver cómo funcionan realmente en lugar de quedarse solo con la visión superficial de la lente de los medios de comunicación.

8. Es un curioso tecnológico

Los directores generales de las organizaciones digitales no tienen que ser los informáticos o ingenieros, pero sí deben tener interés y comprender la tecnología en que se basan sus productos/servicios. El pensamiento lateral aplicado en estas situaciones puede dar buenos resultados.

 9. Se preocupa por las Operaciones

Además de conocer la experiencia de cliente (UX) debe conocer el flujo de operaciones que se generan en la elaboración del producto/servicio que vende. Un gran director general (GM) se preocupa por el rendimiento y la excelencia operativa. Los grandes directores sugieren medidas si sus productos no están cumpliendo sus SLA.

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario