La mejor manera de abandonar tu propia empresa

Tal vez en algún momento te has planteado cómo sería tu vida fuera de tu propia empresa. O puede suceder que tu la hayas vendido o se haya fusionado con otra compañía y ahora te encuentres ante una nueva situación personal y profesional donde el centro de tu vida ya no es el negocio. Hay personas que no saben vivir sin su empresa; la sienten tan dentro que no saben organizar su tiempo si no están en reuniones, consejos, conferencias, eventos,…. relacionados exclusivamente con el negocio. Pero tarde o temprano tu empresa deberá prescindir de ti, voluntaria o involuntariamente.

El éxito de cualquier negocio se construye con sangre, sudor y lágrimas”, dice Jane Johnson, “por eso dejar ir al bebé puede ser insoportable”, agrega Kathleen Richardson-Mauro. Muchos CEO en vez de afrontar la realidad del futuro de sus compañías sin ellos, continúan como si todo se fuera a mantener igual en el tiempo. Ellas hablan por experiencia. Son socias en una compañía consultora de Boston que ayuda a los dueños de negocios en la transición hacia una vida sin empresa.

cashing-out-of-your-business-book

Claves para salir de la empresa

Richardson y Johnson han escrito un libro que se titula “Cashing Out of Your Business” y tienen un sitio Web llamado Business Transition Academy. Los siguientes son tres de sus consejos para aceptar el retiro:

1. Imagine cómo será una vida feliz fuera del negocio.

Hasta ahora, la mayoría de los empresarios se identifican con la compañía y son uno solo, pero levantando la mirada se pueden alcanzar otros intereses como pasar más tiempo con la familia, leer o viajar. También es importante organizar las finanzas de la familia para que los herederos la conserven.

2. Si es un negocio familiar hay que ser extra cuidadoso.

La mayoría de las compañías norteamericanas son familiares y los dueños desean mantenerlas en la familia, pero no siempre funciona. Un error común es tratar de ser justo al distribuir la propiedad entre los hijos, así ellos no hayan tenido un papel activo en el negocio.

3. Hay que hacer planes de sucesión.

Muchos dueños de negocios lo van dejando para luego hasta que les llega una oferta de compra no solicitada y el mundo les explota como una enfermedad o herida, antes de que piensen qué pasará. “El cambio es natural”, dice Richardson-Mauro, “Si se planifica es mejor”.


Subscríbete para no perderte futuras entradas. Publico varias veces a la semana para que siempre te encuentres un post nuevo cuando vuelvas al blog y…  si te apetece sígueme en Twitter 😉

email

Sobre el autor

Jesus A. Lacoste

Psicólogo. Fundador y CEO de SoyDigital Network, empresa especializada en IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996. Todo lo que hago es porque creo sinceramente que puede aportar valor a la vida o los negocios de otros.

Deja un comentario